domingo, 11 de abril de 2010

Desideria y el Raroncito Pérez

13 comentarios:

chio dijo...

No creo que haya ser en el mundo capaz de destruirte Panterita, y si en un remoto caso fuera así, avisanos, seguro que entre todos encontramos el modo de acabar con él (tengo contactos con ingenieros que sería capaces de crear una trampa gigante para ratones) :)

Miguel Ángel dijo...

Osea, que te encaramas en lo alto de un tio, le rodeas su cintura con las piernas haciéndole el abrazo del oso ¿y no pasa nada más? No te creo. Con el juego que da esa postura.

Yo si alguna vez tengo un niño (espero que sea con Mina) cuando ya sea mayorcito lo que haré será meterle un hamster muerto debajo de la almohada mientras duerme para cortar eso del ratoncito perez de golpe. Que eso es una pasta cada vez que el niño pierde un diente. Nada hijo, el ratoncito Perez se ha muerto.

Ah, una pregunta para Mina, ¿tú también te subes a los brazos de hombres fornidos cuando ves un ratón? me gustaría poder protegerte de esos bichos nauseabundos.

Miguel Ángel dijo...

Hola Chio, ahora que me he dado cuenta tu nick parece el nombre de un ratoncito, se lo pondría a un hamster. Lo digo con cariño (cariño del bueno no del otro).

ion-laos dijo...

Jajajaja, vamos, imagino la cara de tu marido al abrir la puerta, jajajaja.

A mi hijo le pasaba igual de pequeño, le tenia terror al dichoso ratón, me decia, ¿Y con lo pequeño que es, cómo va a llegar al timbre de la puerta? Le vi con tal obsesion, que le dije que se tranquilizara, que a casa no iba a venir. Qué cosas las fobias, eh? y mira que sabemos que no pasa nada, pero...yo a todo lo cerrado, buffff.

Tú el cuento de la Ratita Presumida como que no, verdad?

Un besote culo pollo, jajajaja (*)
Cómo me gustaaaaa!!

PanteraNegra dijo...

Chio, gracias por el ofrecimiento..jijiji, la trampa ya está construída, el ingenio se agudiza cuando intentan atraparte a traición, y sobre todo cuando no sientes odio, acritud, ni siquiera algún tipo de sentimiento de nuble tu raciocinio.
Miguel, pero que pedazo de guarrete. Cuando sientes un terror tan inmenso, no te das cuenta de nada más, te lo aseguro.
Ion-laos, odio a la ratita presumida, Susanita me parece una zoofílica de mierda, Martín y su botón me sacan de mis casillas....en fin, todo lo relacionado con roedores me provoca rechazo.

Miguel Ángel dijo...

Por cierto, mira que lo he escuchado, pero no consigo entender como haces para comer naranja de esa forma tan extraña.

¿No serás también de las que pelan los langostinos con cubiertos verdad? quiero decir, tu los langostinos los pelas con la mano ¿no? (y no seais mal pensados, he dicho langostino).

africa dijo...

Pero como te pudiste subir encima de ese chico? jajajaj tanto terror te causa un ratón? jajajaj me imagino al pobre de tu marido al verte entrar.
La nena ya está preocupada con la inminente llegada, no hace mas que mirarse los dientes y preguntarme cuanto queda para que se le caigan, el dia que suceda me temo que no dormiremos en toda la casa. Con el pequeño tuve que decirle que no era verdad por lo mal que lo estaba pasando, es que los padres muchas veces somos la leche jajajaj. Un beso mousofobica jajajaj.

AFRICA04

50leonor dijo...

Por fin he podido entrar, tengo algunas historias de ese estilo pero con cucarachas, no puedo ni mirarlas y tengo un oido especial o no se que para saber si hay alguna cerca.
En cuanto a las naranjas ¿has probado a pincharla con un tenedor despues de hacer el agujerito? asi lo hacia yo, buenisimo.
A pesar de que algunas veces nos hagan daño, tenemos que seguir confiando y abriendonos a nuevas personas, ya sabes quien no arriesga no gana. Besos.

GELI dijo...

Desi, hija, no se como coño lo haces, pero es que no puedo oir nunca una sola vez lo que cuentas, y es que como me parto de risa pues tengo que oirlo varias veces. Tienes una imaginación, una forma de contar las cosas y no se que mas, dignas de admiración. Ansio oirte porque siempre me rio, no de ti, sino contigo, Desi eres unica. He de confesarte que a mi las cosas que reptan....uffff ni nombrarlas. Solo te digo que no me gusta la fidegua porque me recuerdan a los gusanos, con todo el respeto hacia el que le gute, pero mi panico llega hasta ahi, por eso te comprendo perectamente.

El final nos hace reflexionar, y tienes mucha razón, siempre y de quien menos te lo esperas ¡zas! guantazo que te doy, pero bueno como dicen, de todo se aprende.

Un beso de chocolate.

Geli.

PD.: Por favor Desi no tardes.

Sue dijo...

Lo de que Susanita era una zoofílica de mierda me ha hecho reir y mucho.
Me meo...
GRACIAS por seguir contando.
Un abrazo
Sue

GELI dijo...

¡Pantera, que no te enteras!, jajajajajaja, que la que ha dejado de fumar es mi hermana, yo lo tengo pendiente, a ver si cuando se me aclare lo del trabajo hago como ella, ojalá lo consiga.

De todas formas, otro beso de chocolate.

Geli.

MaysArte dijo...

Hola Pantera!!

Qué buena la historia de Desiria!!

Un ratoncillo de esos me agobio durante cinco o seis dias en el trabajo.No lo vi en ningun momento,pero sabiendo que estaba ya era suficiente para pasarlo mal.Creia que me salia por cualquier rincón,me dan pá tras.

Besitos
May.

GELI dijo...

Desiiiiiii, vuelve a aparecer que te necesito. Necesito reirme un rato porfaaaaaaaaa.

Ya está, ya me he quedao tranquila.

Un besote de chocolate.

Geli.